LA HUMANIDAD BAJO HIPNOSIS DESDE EL HAARP

 

¿Sabías que la humanidad está bajo hipnosis desde la creación del Haarp? ¿Sabías que el Haarp produce “anestesia electromagnética” en los cerebros y que es a consecuencia de esta sofisticada tecnología, también denominada “lobotomía neuroradial” que la gran mayoría de la gente permanece en estado de negación y de indiferencia absoluta ante noticias espectaculares que hace 20 o 25 años hubieran impactado profundamente, como el inminente Gobierno Mundial o Nuevo Orden Mundial? … ¿Qué sabes del inminente Gobierno Mundial? ¿Por qué no reaccionas ante ello?… ¿No reaccionas? Ahí está la prueba de lo que digo.

Estamos en plena Tercera Guerra Mundial y no es una guerra de países contra países sino una guerra de la élite contra el género humano, para aniquilarlo casi por completo. Somos la humanidad quienes estamos siendo masacrados sin posibilidad de defensa, porque ni siquiera nos hemos enterado de que estamos siendo masacrados. Ésta es una guerra silenciosa e ilimitada. El arma con la que nos están matando principalmente, es la cortina de hierro del silencio y la desinformación.

Los Illuminati han sabido desde siempre que esta conspiración es tan grande e inverosímil que aquellos que alerten a los demás sobre ella serán calificados de locos o dementes. ¡Otra profecía cumplida!

 El hecho desconcertante de que las personas no reaccionen siquiera ante hechos tan evidentes como dos más dos es exasperante y prueba contundente de que la humanidad está siendo sometida a una sofisticada tecnología de control mental de masas, una tecnología tipo radar o radiofrecuencia dirigida al control de ciertas porciones y funciones específicas del cerebro (detalles más adelante). Tanto más si consideramos que las personas pueden ser sagaces e inteligentes respecto a muchas otras cosas de valor práctico, como las relacionadas con su trabajo o profesión, esto es, en todas aquellas cosas que no atañen a los cuestionamientos sobre sus propias instituciones de Control. Es un hecho que porciones o segmentos del cerebro de la población, sobre todo del hemisferio derecho y del hipotálamo y de los lóbulos pre-frontales son literalmente anestesiados o manipulados mediante ondas de extrema baja frecuencia (ELF) de tecnologías de radiofrecuencia como el Haarp y por varios agentes químicos que nos introducen de varias maneras y que actúan sinérgicamente para enfermarnos y embrutecernos, como las vacunas, el flúor y los chemtrails.

 El Haarp es un arma electromagnética secreta que utiliza  tecnología avanzada de radiofrecuencia, la cual no sirve solamente para causar tormentas, huracanes y terremotos sino para alterar nuestras ondas cerebrales. Fundamentalmente, es un sistema de frecuencia de radio que modula las ondas de cerebro de cada individuo para llevarnos a un estado colectivo de hipnosis mediante el cual podamos recibir órdenes directas al cerebro. Para este efecto, sus antenas emiten ondas de extrema baja frecuencia (ondas ELF), de entre 1 a 20 Hz (dentro del rango de percepción auditiva humana), las cuales, tal como teorizó Tesla, rebotan contra la ionosfera y regresan a la tierra produciendo además importantes modificaciones climáticas o fenómenos sísmicos.

El Haarp es una tecnología ultrasecreta ideada por Nikola Tesla hace un siglo y secuestrada y desarrollada secretamente por la sociedad científica secreta del planeta desde principios de los 60s. Originalmente, esta tecnología fue parte del proyecto de Tesla de producir energía libre y gratuita a nivel mundial, pero fue secuestrada por la élite del gobierno sionista secreto para convertirla en un arma climática y radiobiológica de control mental. Su aplicación como arma de control de la mente se vincula a investigaciones hechas por psicólogos, psicobiólogos y neurocientíficos, como las realizadas por el psicólogo y neurocientífico Michael Persinger, que investigó los efectos de la radiación electromagnética del cerebro para un programa del Pentágono, la marina y la agencia de espionaje de la NASA.

Persinger perfeccionó un método para hacer experimentar experiencias subjetivas, como encuentros con ángeles o extraterrestres, por medio del uso del casco de motocicleta de realidad virtual, enviando señales electro-magnéticas a la parte delantera del cerebro. Investigó el método de “acceder directamente a cada cerebro mediante la inducción electro-magnética de algoritmos fundamentales”, “un proceso ligado a la temperatura del cerebro para permitir que se afecte a todos los cerebros humanos normales por medio de una frecuencia subhármica cuya variación a 10 hertzios sería sólo de un 0.1 hertzios”. Variaciones al azar del ruido pueden permitir diferenciar entre las mentes de diferentes individuos, es decir, cada individuo puede ser identificado en función de las características “outputs de su cerebro”.

El experimento va más lejos: la conciencia de un individuo, su memoria y la conciencia de sí mismo pueden ser modificadas mediante ondas electromagnéticas, especialmente la personalidad puede ser totalmente modelada, cada estado mental puede ser generado artificialmente desde una fuente externa[1]. En lo que yo sé, lo que se está haciendo con el Haarp es la tecnología pionera de los insertos holográficos utilizada milenariamente por los extraterrestres Illuminati invasores, mensajes directos que las antenas radiales de las bases y naves extraterrestres envían el hipotálamo de nuestros cerebros. Esta tecnología es real, ya existe y está siendo utilizada a nivel global mediante mecanismos similares a los que utilizan las señales de radio y el sistema de telecomunicación, medios a través de los cuales la humanidad puede ser electromagnéticamente controlada, por ejemplo al estar mirado o escuchando a través de las cadenas de TV, radio, teléfonos celulares u otros medios tecnológicos.

 La vida en nuestro planeta se puede dividir así “antes y después del Haarp”. Lo que hace esta tecnología es bajar la frecuencia del cerebro, alargando las ondas cerebrales, sumiendo a la población humana en la hipnosis profunda y provocando perturbaciones en la malla planetaria, Sus antenas en Alaska y otras partes del mundo son la manifestación visible de los logros científicos ocultos de la sociedad científica secreta del planeta, logros de los que obviamente no se dice una palabra en los medios. Este tipo de logros no se hacen públicos, salvo para mentir con todo descaro sobre el supuesto objetivo científico-defensivo de esta tecnología: “investigar la ionosfera”, así como ser utilizada como arma vanguardista de “defensa contra misiles”. Pero la realidad es muy aparte, como prueba la patente de esta tecnología de control mental, la cual la describe como “método y aparato para provocar el efecto de audición de radiofrecuencias”. Según la descripción de la patente, estas ondas pueden “convertirse en señales nerviosas que pueden enviarse al cerebro y que permiten que el cerebro perciba un lenguaje inteligible”. ¿El titular de la patente? Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos.

 El haarp es un arma de destrucción masiva, sísmica y climática, diseñada para provocar sequías y terremotos, tsunamis, tornados y tormentas, entre muchas otras alteraciones medioambientales. Pruebas de esto sobran, abundan en las noticias de Internet. Estados unidos amenazó a Japón con provocarle un terremoto si abandonaba el patrón dólar; no sólo en Japón sino en China, dos días después de que ambos países abandonaran el patrón dólar, ocurrió la tragedia de Fukushima.

 Dentro del “Tratado de Armas Meteorológicas de Naciones Unidas” hay una declaración de la ONU en mayo de 1976, firmado por la Convención de Ginebra el 18 de mayo de 1977 y que supuestamente entró en vigor el 5 de octubre de 1978. La convención tenía supuestamente el objetivo de “la prohibición de uso militar o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambientales.” La convención reconoce que estas técnicas de modificación ambientales pueden causar terremotos, tsunamis, alteración en el equilibrio ecológico de una región, ciclones, tornados, tormentas, cambios en los patrones climáticos, en las corrientes oceánicas y en el estado de la capa de ozono, así como de la ionosfera. Han pasado 30 años desde que la ONU reconociera al Haarp como un arma militar de destrucción masiva, y ya podemos imaginar cuánto se ha perfeccionado esta arma letal desde entonces. A esta tecnología militar le debemos los últimos tsunamis y terremotos, sequías y tormentas selectivamente distribuidas por todo el planeta, en ejecución de los planes de reducción y control de la población, ya previstos en los informes “El Mundo en el año 2000”, aprobados por el presidente Jimmy Carter. Es fácil comprobar que el Haarp está siendo usado por el ejército estadounidense como arma de terrorismo climático contra toda nación hostil, como de hecho ha sucedido en China, Japón, Rusia, Egipto, Libia, Irán, Irak y Corea del Norte, entre muchos otros.

En cuanto a las sequías devastadoras, éstas ya caracterizan el patrón climático de países como Iraq, Irán, Siria, Afganistán y África, sin mencionar las de Cuba y Corea del Norte.

Los sistemas agrícolas de los países están pasando de la crisis a la devastación por las técnicas de guerra secreta y silenciosa del Nuevo Orden Mundial, a causa del Haarp y de las medidas mundialistas de imponer a los agricultores de todo el mundo semillas genéticamente modificadas.

 Por otra parte, ¿Por qué la gente ha perdido la capacidad de reaccionar ante amenazas y peligros tan inminentes y devastadores que les atañen directamente? … La gente debería estar reaccionando masivamente desde hace muchos años ante estas noticias tremendas, si no lo hacen es porque están hipnotizados electromagnéticamente por el Haarp. No puede ser más obvio: el Haarp es un arma electromagnética secreta que utiliza  tecnología avanzada de radiofrecuencia, la cual no sirve solamente para causar tormentas, sequías, huracanes y terremotos sino para alterar nuestras ondas cerebrales.

Desde luego, las innovadoras tecnologías electrónicas y de radiofrecuencia a distancia han adquirido preeminencia sobre las armas biológicas y la guerra química, encabezada por la industria farmacéutica y los chemtrails, dentro del Programa de crímenes experimentales para reducir y controlar a la población. Fundamentalmente, el Haarp es un sistema de frecuencia de radio que modula las ondas cerebrales de cada individuo para llevarnos a un estado colectivo de hipnosis mediante el cual podamos recibir órdenes directas al cerebro. Para este efecto, sus antenas emiten ondas de extrema baja frecuencia (ondas ELF), de entre 1 a 20 Hz (dentro del rango de percepción auditiva humana), las cuales, tal como predijo su inventor Tesla, rebotan contra la ionosfera y regresan a la tierra produciendo modificaciones climáticas. Las vibraciones de las antenas del Haarp son enviadas a la ionosfera y regresan a la tierra para ser captadas por antenas receptoras disfrazadas de semáforos, cactus o palmeras, astabanderas, anuncios o  tanques de gas, y hasta los televisores, teléfonos móviles o los aparatos electrodomésticos. Los teléfonos celulares, sobre todo, sirven como anclajes de estas extremas bajas frecuencias, moduladoras cerebrales, lobotomía radial que recibimos del Haarp, de manera que no podamos ya reaccionar ante la más impactante realidad.

Los medios de control mental de los Illuminati son ya  extremadamente intrusivos, utilizan estas tecnologías de radiofrecuencia para interferir tus pensamientos y ondas cerebrales, para enviarnos frecuencias que nos enferman y alteran, señales principalmente de miedo y angustia. Se sabe que las microondas se pueden modular para modificar el estado emocional de las personas. Las ondas más bajas, de 6.6 Hz (ondas Theta), pueden causar depresión; las de 7.83 Hz (ondas Alfa) provocan sentirse bien y las de 10.80 hz (ondas Beta) generan una conducta agresiva y antisocial, son capaces de alterar aún más el biorritmo del cuerpo-mente. Un impulso electrónico procedente del exterior y dirigido al hipotálamo, como una visión o un sonido inteligible, produce repentinamente una emoción intensa, como ira, odio, agresividad, y una modulación de sonido dirigida a un blanco específico puede ser capaz de convertir a un individuo en un asesino masivo impulsivo. La radiofrecuencia de microondas dirigida al hipotálamo tiene grandes efectos sobre las emociones, incluso puede inducir un ataque al corazón, dirigiendo la energía electromagnética al objetivo.

 Las personas están siendo atacadas por microondas de radiofrecuencia que dañan sus cerebros, principalmente a través de sus teléfonos celulares, y por eso no reaccionan ya ante nada que se les muestre. Se les pueden mostrar a las personas las más claras evidencias de una Gran Conspiración en su contra, tan claras como dos más dos, pero por una hasta hace poco misteriosa razón no quieren creerlo, pero tampoco quiere saberlo, ni siquiera a nivel anecdótico, les importa un bledo. Les interesa mucho más el fulano que juega al fútbol o los chismes de las “estrellas del espectáculo”, fabricadas por los Illuminati precisamente para distraerlos e idiotizarlos; conocer el último chisme sobre su “estrella” o sus chismes sociales locales es más importante que el hecho de que sus vidas están siendo amenazadas por un inminente genocidio mundial y por una Dictadura Universal.


[1] Fuente parcial de esta información sobre Michael Persinger y el Programa de control mental de la Cia: Mk Ultra-técnicas de la Cia para el control mental. http//youtube.be//WJ9AUxKL